jueves, 28 de abril de 2016

Crònica de la CSP, per Pepe Sanchis

Deixant a banda els prolegomes, ya en l'eixida el sustet que tenia era menino(rises i bromes per a intentar disuadirlo) Alli coincidiriem amb Paco Belda on intercambiariem opinions.
Els primers controls caien pronte( Borriol km8), (B.de les Oronetes km23),(Les Useres km32). Fresquets de forçes i de nit els km pareixien curts. La llum dels frontals formaba una probeso que s'estenia dabant i darrere de la nosta posisio. En (S. Miquel km41) comensaren les primeres clarors del dia. Moment en el que Osma es retira a evacuar algo de pes... I aguantant les nostres burles: Che que fas ahi angenponat!! Foto, foto!!
A partir d'eixe km42 la carrera ya estaba estirada el cami del nostre equip seria mes solitari. En els controls coincidiem en mes corredors, pero en el trayecte igual en pasabem 3  que mos en pasaben 2 en moments puntuals
Desde el primer moment ens van mentalitzar que hiabia que anar control a control.
En  la comarca de l'Alcalaten comensarien els paisages i pobles de montanya d'una representacio genuina.( Atzaneta km47) va caure facil, tot pista cap avall,(Benafigos km57) va supondre un punt d'inflexio i un desgast fisic. Les terres abruptes i legendaries d'esta comarca marcarien un antes i un despres... Una pujada interminable que es faria mes dura al coincidir en les hores de mes calor on J. Luis es va resentir un poc. Navalon anava davant, li van dir:- cuant s'acabe la puja tira un vitol Pepe.
VITOL!!! En la vida m'alegrat mes d'un vitol.
El control de Benafigos un poc mes i el pujen al calvari. Si Benafigos ens va cardar la V que ens esperaba fins a (Culla km70) no va ser meins. En tots es controls menjaen i bebiem pero en Culla la parada seria mes llarga; macarrons uns altres bocadillos, un descans de mitja horeta. A l'eixida control de material, on en el meu cas en demanaren frontal i piles de recambit, i per coses que pasen no trovaba les piles de r., estaba segur que les habia agarrat, pensaba que les habia perdut i cuant mes nervios estaba, Osma en salva la vida, va traure un pak que ell en duia de sobra; finalment en deixaren continuar,300 mts despres aparegueren les putes piles en un raconet de la moxila.
De Culla a (S. Bertomeu km80) un altra V de ordago.
Toni ens portaba com la seda, Navalon pareixia prou sanser, Mico tame anaba molt be, J. Luis s'habia recuperat, Osma amb calambres cada 2 per 3 es refea i es tornaba a enganxar al nostre tren de 6 vagons, en cuant a mi en molestaba un poc el tobillo si al trotar hiabia pedres. 
Poc abans d'arribar a (Vistabella km88) ens agarraria P. Belda amb qui compartiriem taula i tertulia reposant forçes.
Comensaren a caure gotes que ens obligarien  a posarmos els impermeables. En busca del proxim control els km cada vegada semblaen mes llarcs.
Per fi apareixeria (Xodos km97) a les nostres vistes. " no cregues que no va costar"  Alli fariem un altra asentaeta, menjant i beguent amenizats per els voluntaris de la taula que es posarien a ballarmos al son d'una musica tria per al moment.
El (Mas del Collao km104) ens anunciaba que ya heu teniem. Pero 11 km cuant en portes mes de 100 es fan interminables. De nou la pluja s'empenya en acompanyarmos.
Ya en la Font del Pas Osma fent us del seu puntdhonor en insta a que ferem marxa que ell ya arribaria. En ningun moment es habera pasat per el cap anarmosen per fer meins temps, en eixe moment era el que meins ens importaba; fins i tot vam parar a pisar cuant quedaben 300 mts a meta. Voliem entrar junts.
El espiker cuant comensa a vore les llums dels frontals radia l'arribada:-- Atencion!! Ahi tenemos a un, dos, tres...!!! Anabem en formacio al galop, vaig sentir crits de satisfaccio i furia de Mico al meu costat, aplausos i a un espectaor tornarse loco (el jefe) en voremos arribar. Creuaren la raya ens fundirem en abraços i festes, heu habiem aconseguit la CSP s'habia rendit als nostres peus...
Gracies a tots, per estar seguinmos i apoyanmos desde casa, felicitar a Maset per eixa marca extratosfefica, al Jefe per la seua gran carrera, a Carlos i J. Ramon per eixe gran debut en la MIM, a Bonete que ya en te una mes a la buxaca. Tame a Maria Jose Ballester que tancaria la clasificasio amb 27h 58mnts i 50 sgons.l'exit es acabar.
Pero sobre tot gracies a eixe equip d' amics que m'acompanyaren en un dia inolvidable.
Al general T. Mecanic( 5 CSP el contemplen)que en la seua capacitat i experiencia ens va guiar fins al final. A J. Luis que conseguiria un record que no lil pot llevar ningu, el primer abuelo del Papelo en fer una CSP. A Mico que va complir la promesa un any despres i conseguiria el rete. A Navalon, el conec be, no es molt xarraor pero tindre la seua companyia... Sobren les paraules i a Osma eixe guerrer que vindria del nort li guanyaria la batalla als calambres. Un estandart de superacio.
Papelo donde se cumplen los sueños, gracias por el tuyo J.Mari...
Algu molt especial en va regalar l'inscripcio en Nadal, volia ferme un bon regal... En va fer el millor😉


jueves, 15 de octubre de 2015

Crónica del Ultra Trail del Rincón

Conseguir terminar un ultra de 170 kms. es difícil. Que te salga todo prácticamente bien es muy difícil. Y que te salga perfecto, casi imposible.
Porque esto es así, como siempre digo, 170 no son 100 y pico, no. Es otro escalón más. Yo nunca haría más de uno al año, porque es una prueba que te desgasta mucho, mental y fisicamente. Pero desde aquí quiero animar a mis compañeros que también se dedican a esto, que lo prueben, al menos una vez.
La carrera del Ultra Trail del Rincón, aunque ésta no tenga mucho desnivel comparado con sus primas hermanas de 100 millas, no os equivoquéis. Uno de sus puntos fuertes es el terreno, muy árido y más aún si hace calor, mucha senda inventada y mucho campo a través. Señoras y señores, con todos ustedes, el Rincón de Ademuz en estado puro:

Toda esta aventura esta vez no empieza, como había siendo habitual, con mis compañeros del Papelo. Hasta Castielfabib me fui con los amigos del Serra Vernissa, Paco Belda y Cristóbal, que iban a hacer la de 100 caminando. El viaje se me hizo muy corto, charlando, relajados, de nuestras aficiones comunes, las carreras, la alimentación, salud… No política, ni futbol, ni todo eso que siempre es más de lo mismo y que no lleva a ninguna parte. Este fin de semana tocaba desconectar del mundo, en uno de los mejores lugares para hacerlo…

Una vez llegamos a Castiel, sin el fabib, como dicen sus lugareños, recogida de dorsales, entrega de bolsas, saludo a mi amigo Marc, que iba a hacer la de 100 al día siguiente con sus compañeros Raul y David, también Dámaris, el pequeño Gerard, me cambio de ropa y primeras fotos.


Entramos al corral y se da la salida. Esta vez salgo mucho más tranquilo que el año pasado, que me puse nervioso y me coloque en primeras posiciones a primeras de cambio. Hoy iba a ser de otra forma. Iba a guardar todo lo que pudiera, entre otras cosas para poder ir comiendo bien durante la carrera, que es todavía mi asignatura pendiente, aunque en esta ocasión me salió algo mejor. También estrenaba mochila, la Quechua Extend 0-10, que no me dio ningún problema, y el superimpermeable Inov8 Race Elite 150, que no lo tuve que usar.

Disfrutando en todo momento de los sonidos que me ofrecía el río Ebrón, llegué hasta Torrebaja y de ahí, subiendo por una pista, hasta Mas del Olmo (Km. 19) en una discreta sexta posición.

Encaro la subida más larga de la carrera hasta el Alto de las Barracas (Km. 30) a 1838 m. Hacía un poquito de frío, pero con cortavientos y manguitos no molestaba. Eran 11 Kms. con casi 1000 m. de desnivel positivo. ¡Como para tener frío! Llegando a la cima adelanto a otro y me coloco en 5º puesto. Y pese a haber salido más tranquilo al principio, llego en la misma posición, pero 5 minutos antes que el año pasado. ¡Esto marcha! En el control de tiempos de allí arriba estaba el gran Francisco Robres, ganador de todas las ediciones anteriores del UTR-170, que este año no pudo disputar por lesión en un brazo a causa de un accidente en una carrera.

Bajo unos metros hasta el avituallamiento del Collado del Buey, como y bebo algo, y me pongo música. La noche va a ser movidita. El siguiente tramo lo hago completamente solo, y relativamente rápido, ya que es pista ancha, terreno fácil y casi todo para abajo. Cuando bajaba por esos campos abiertos, a 1800 metros de altura, completamente de noche, sin un ápice de luz, ni un sonido, me paré un momento, apagué el frontal y la música, y allí, con el frío apoderándose de ti poco a poco, pensé: Joder, morirse tiene que ser algo parecido a esto… y efectivamente, pero no me iba a quedar allí a comprobarlo, así que terminé de mear, encendí la luz, la música, y hasta llegar a Puebla de San Miguel (Km. 45).

Después de comer algo en el control, cuando estaba a punto de salir, aparece otro corredor. Nos saludamos y tiro yo delante. Al poco rato empiezo a dudar en algunos puntos de recorrido, bien por que el viento había girado o tirado al suelo algunas balizas, bien porque llevaba puesto el frontal “malo”, el caso es que varias veces tuve que esperar al que venia detrás, que además llevaba GPS, y si no es por él, todavía estoy buscando el camino. Así que, al final, nos hicimos amigos. Carlos Vicente, de Elche, había hecho una temporada estupenda y se estrenaba en la distancia de 100 millas. Bla, bla, bla, bla, yo contándole mis penas y el a mi las suyas, cuando menos nos dimos cuenta habíamos alcanzado al grupo de 3 corredores que perseguía al primer clasificado. Había un poco de niebla y ellos también iban un poco perdidos con las balizas. Nos juntamos los 5 hasta Casas Bajas (Km. 65).

Llegamos al control de Casas Bajas (Km. 65) con 9:39, sólo 7 minutos antes que yo, el año pasado. Y como la otra vez llegué a Ademuz a las 6 y media de la mañana, le dije a Carlos:

- No llegamos a tiempo antes de que salgan los de 100 Km.
- Ya, no llegamos.

Y es que lo ideal era salir con ellos, para así hacer mas llevaderos los kilómetros. Pero sorprendentemente nos pusimos todos a tirar a toda leche hacia Ademuz (Km. 73), y en apenas hora y cuarto estábamos allí. Habían unos cuantos corredores preparados en la salida, que nos animaron. Nosotros seguimos hasta el final del pueblo, a la residencia, donde comeríamos algo y descansaríamos un poco. Siempre recordaré aquella estampa: los cinco tirados en el suelo, con las zapatillas quitadas, cambiándose de ropa, reorganizando mochilas, cargando GPS, charlando con los del control, una señora que me reconoció del año pasado...

Una vez listos, decidimos salir juntos. Carlos se entretuvo un poco y Hector se quedó porque no estaba bien centrado. Así que para no quedarnos helados, fuimos Victor, Lamberto y yo caminando poco a poco. Cual fue la sorpresa cuando nos dirigíamos por una calle y nos encontramos que venia un grupo muy numeroso de los de 100 en dirección contraria, junto a uno de la organización. Y es que resulta que alguien se estuvo entreteniendo anoche cambiando las balizas. Se ve que se lo pasaron en grande. Porque hay gente que no sirve para nada, sólo para estas cosas, y encima cobardes... Total, que al final nos mezclamos con los de la de 100.

Camino a Negrón, Victor se quedó atrás y Carlos nos alcanzó a Lamberto y a mi. Cuando ibamos los tres por un camino llano junto con los demás corredores de la de 100, adelantamos a un chaval que iba caminando, como abatido, y a mi me pareció que llevaba el dorsal 2, de la de 170. Yo no lo habia visto todavia al que iba primero, pero estaba seguro que era ese. Y en Negrón (Km. 86) nos lo confirmaron:

- Vais los primeros.

Nosotros creiamos que habia salido muy fuerte y habia reventado, por lo menos yo. Pero no fue asi. Resulta que el más perjudicado por la gracia de las balizas fue él, que paso el primero. Según me diria despues, estuvo un buen rato vagando por las calles de Ademuz, hasta que pudo encontrar el camino correcto, pero cuando ya habian salido los de la de 100.

En la subida al Talayón vi que podia tirar sin forzar mucho y asi lo hice. Lamberto y Carlos se quedaron y yo fui cogiendo distancia. Iba el primero y pensaba: “No puede ser. Esto es imposible” “Aguanta, no te vuelvas loco que todavia queda muchisimo”. Paso Talayón (Km. 94), Santerón (Km. 98) y llego a Arroyo Cerezo (Km. 110) en casi 2 horas de antelación respecto el año pasado. Además, con la diferencia que la otra vez estaba Jose Osma esperandome que se habia retirado, yo iba con la rodilla hinchada con intenciones también de retirarme, y en 5ª posicion, y ahora iba el primero, fresco y de una pieza. “No puede ser. Aguanta, no te vuelvas loco”... Alli veo a Dámaris, la mujer de Marc, que me dice que no hace mucho que ha salido, como tranquilamente y me dispongo a hacer el bucle de la Cruz de los Tres Reinos.

Cuando ya me disponia a salir del avituallamiento, veo otra vez al chaval del dorsal 2 que estaba por alli, pero no hago mucho caso. “Se habrá retirado y estará comiendo algo”, pensé. Porque yo estaba convencido de que habia pinchado por salir muy rapido, pero no... A mitad de subida a la Cruz de los Tres Reinos (Km. 116) me pasa el dorsal 2. “Ya sabia yo que esto no podia ser....” Le pregunto qué le habia pasado y entonces me cuenta lo de las balizas. Estaba bastante cabreado. Fui detrás de él hasta casi arriba, pero rápidamente me di cuenta de que ese no era mi ritmo, asi que después de pasar el control le deseé suerte y bajamos hacia Arroyo Cerezo pero cada uno a su marcha.

Ya en Arroyo Cerezo no me entretuve tanto y enseguida continué hacia la Oficina de Turismo (Km. 136). Aquí ya empezó mi pequeño calvario. No se si es que del mismo esfuerzo, o algo me sentó mal, el tomate de los macarrones, el melón, quizás... No se, el caso es que empezaron los dolores de estómago y a dispararse todas las alarmas. Vamos, lo que vulgarmente se llama PAJARA. Hacia un pelín de calor y, además de que salí con el agua justa, parecía que hasta los líquidos me sentaban mal. Me costó, pero al final llegué a la Oficina de Turismo (Km. 136), en segunda posición, aunque esto me importaba menos. Yo lo que quería era que se me pasara ya. Me senté un ratito en el avituallamiento, pero no comí apenas nada.

Sin recuperarme del todo salí caminando, pero esta vez con suficiente agua, hacia abajo del río. Pase por el lado de una acequia donde me lave un poco la cara a ver si se me pasaba, pero ni esas. Ahora había que subir bastante y eso no ayudaba en absoluto. Hubo momentos que estaba tan mareado y veía tan borroso que temía por caerme al suelo y me tuve que sentar un par de veces. En una de ellas, me paso un corredor.

- ¿Estás bien? - me preguntó.
- Si, es que estoy un poco mareado, a ver si me recupero...

Le vi el dorsal que lo llevaba medio tapado y me pareció ver que era de los de 2 cifras.
De la de 170. “Mierda....” También me pasaron unos cuantos más. Yo intentaba fijarme en los dorsales para ver si eran de mi carrera. Al final, lo dejé estar y pensé: “Ya me da igual la posición. Tampoco quiero saber el tiempo, pero según veo el sol lo alto que está todavía, se que voy muy bien. Así que ahora se trata de ir despacio hasta que se me pase esto”.

Y así fue. Intenté provocarme el vómito varias veces y por lo que sea, al momento empecé a sentirme mejor. El agua ya me sentaba bien. Eso fue ya pasado el control de Morrones (Km. 144), camino de Tormón. Decidí tomarme un gel que me quedaba a ver si me espabilaba un poco, y vaya si lo hizo. Ya estaba cayendo la noche y tocaba abrigarse y ponerse música, que esto volvía a arrancar.

Llegué sin problemas a Tormón (Km. 155), donde me bebo un caldito que me sabe a gloria. Me toman nota del dorsal y me comunican que llevo al segundo a 10 minutos. "¿A 10 minutos?... me voy".

Salí disparado, apretando los dientes, enfadado, y pensando que quizá sí, que después de estar más de 50 kilómetros en las dos primeras posiciones, por lo menos me merecía el segundo puesto. De pronto, en una de las subidas que bordean al río Ebrón, entre los reflejos de las balizas, veo una luz roja que se mueve. "A por él". Lo alcanzo y enseguida compruebo que sí, que era el mismo que me adelantó cuando estaba sentado. Llevaba una mochila Quechua como la mía, pero no acierto a verle el número de dorsal, que lo llevaba medio tapado. "Si, este es el segundo clasificado". Le paso, animándolo, como habitualmente hago. No me gusta adelantar a nadie sin ni siquiera decirle "Hola". Es de mala educación.

- Si que te has recuperado bien, si. - me responde.

A partir de ese momento, había que echar el resto. Tenía que aumentar distancia para evitar sorpresas de última hora. Así que, como me encuentro bastante bien todavía, a tirar se ha dicho.

Los estrechos del río Ebrón es un lugar fabuloso para visitar, si puede ser de día y paseando, no de noche y corriendo a toda leche, je je je. Un continuo sube y baja, escaleras, puentes, cuerdas...

Cuando llego a la altura de las pasarelas de hierro, me encuentro con una pareja de corredores, los cuales al verme, enseguida me dejaron pasar. Inmediatamente uno de ellos me pregunta:

- Que, ¿como llevas los 90 kilómetros?
- No, yo llevo 160 - me hizo gracia la pregunta.

Enseguida noté algo extraño en ellos. Se pusieron detrás de mi, como acosándome. Yo, al verlos, les dije:

- ¿Quereis pasar?
- Si, si, si.

Y arrearon como alma que lleva al diablo. Me pareció extraño, pero no le di importancia. 

Llego, por fin, al final de los estrechos, al merendero donde estaba el control del Km. 165. Allí no me registran el tiempo porque no disponían de medios.

- ¿Quieres algo? ¿Agua, isotónica, fruta?
- No gracias, sólo voy a rellenar de agua una botella y me voy, que tengo al tercero pisándome los talones.
- ¿Cómo? Pero si el tercero eres tú. Acaba de pasar el segundo, dorsal 7.
- No puede ser, pero si.... Ah cojones, ahora lo entiendo todo.

Quedé un poco desilusionado, pero no había que bajar la guardia, porque el 4º lo tenia detrás. De modo que continué, pista para abajo. Recuerdo que aquí también adelanté a uno de la de 100.

Al llegar al punto donde el río se cruza con la pista, sabia que había un puente, pero ni me paré a pensar. Atravesé el río tal cual, total, un refresco ahora tampoco viene mal. Después dejé aun lado El Cuervo por el cauce del río y llegué hasta Cuesta del Rato. Aquí me puse un poco nervioso porque creía que era Castielfabib y no encontraba por donde se subía, pero enseguida vi las marcas y continué, río abajo, hasta que por fin, vi Castielfabib.

Ahora si, la meta a un tiro de piedra y nadie por detrás. "Tercero. Bieeeeeen." Encaro la subida al pueblo de asfalto y antes de girar la última curva veo a Fran Robres, que me había visto en Arroyo Cerezo, cuando iba primero.

- Al final, tercero. - le digo.
- No, vas cuarto. Bueno..... pero...... sube y ahora te lo explicarán.

"No puede ser" "Me cauen la p****" "¿Será posible?" "Bueno, pues voy a terminar por lo menos..."

Giro la última curva y entro a meta, abatido. Cuál fue mi sorpresa que allí me veo a Rafa Bonete y Loretto. Abrazos. También a Marc, que hacía una hora que había llegado y Dámaris. Más abrazos. Enseguida Rafa me empieza a explicar así por encima que había uno que había entrado segundo pero no había pasado los controles, que lo estaban investigando. Yo ya estaba mareado, porque no sabia ya quién era cada uno. El que yo había pasado, el que me pasó a mi, el que había llegado segundo....

En un momento salió Eduardo Aguilar, el Sr. Alcalde de Castielfabib y el jefe de todo este tinglado, y me dice:

- ¿Tú eres el que ha entrado cuarto?
- Si.
- Pues enhorabuena, eres tercero, mañana subes al podio.

Habían descalificado al que entró segundo, por varias irregularidades en los controles, y es que resulta que mis amigos del Papelo estaban siguiéndome por Internet y el grupo de WhasApp estaba que echaba humo, al ver la progresión de ese sujeto, lo que llevó a Santi a escribir a la organización reclamando. Menos mal que uno tiene detrás al mejor equipo con que se puede soñar...

Al final, la clasificación quedó así:

1º Francisco Vicente 26h 43m
Era el más fuerte con diferencia, menos mal que el percance de las cintas no le impidió ganar, no hubiese sido para nada justo.

2º Fran Gonzalez 27h 19m
El que alcancé en el río Ebrón. Al final me sacó, desde el control de El Cuervo a meta, 37 minutos en 5 kilómetros, una máquina de tío, ya me dirás lo que tomas.

3º Antonio Requena 27h 57m
6 horas y 13 minutos menos que el año pasado.

4º Carlos Vicente 28h 50m
Resultó ser que el que yo adelanté pensando que era de la de 170, no fue así. El que venia detrás de mí a una hora de distancia era mi amigo Carlos, que obtuvo un merecidísimo cuarto puesto y trofeo de tercer veterano.

5º Lamberto Vidagany 31h 37m
6º Victor Garcia Jubera 31h 42m
Estos dos entraron juntos a meta, los otros dos supervivientes del grupito de Ademuz, también con dos merecidos trofeos de segundo y tercer senior.





El domingo hicieron la de 34 kms. en la que participaron José María y Miguel, éste último logrando un 4º puesto en la general y 3º de veteranos.


Llegada la hora de los agradecimientos tengo que decir, primero de todo, que dedico el trofeo exclusivamente a todos mis compañeros del Papelo y compañeros de otros clubs que me han estado acompañando en los entrenes, dándome ánimos, siguiéndome por Internet, y preocupándose por mi cuando yo estaba centrado en la carrera. Sin ellos todo esto no sería posible.

Y como no, a la organización y voluntarios del Ultra Trail del Rincón, que con los pocos recursos que cuentan hacen posible una de las mejores carreras, o de momento la más larga, de la Comunidad Valenciana. Por su simpatía, amabilidad y dedicación, MUCHAS GRACIAS.

Y esto fue todo, espero que os hayáis sentido un poco como parte de mí en esta odisea, que al final, queramos o no, es una simple anécdota grabada en el registro de la vida de una persona. Porque la vida está para eso, para vivirla. Buenas noches.

martes, 6 de octubre de 2015

Crònica del Ultra Trail Guara-Somontano, per Tovi Martín Flor

Este fin de semana tocaba el Ultra Trail Guara- Somontano en Alquézar (Huesca) la última prueba de la Spain Ultra Cup, población toda de piedra y preciosa, con 40 habitantes y capáz de organizar un Ultra de 102Km y 6.100+.
Salimos de Canals, Fernando Catalá, Llorens y Moixo, por cierto un viaje muy divertido y entretenido, al llegar cogida de dorsales, después para quitarnos un poco los nervios cervezas, cena y cama. Al día siguiente, a las cinco almuerzo y a las seis salida, salida típica de los Ultras, todos hablando pero con las miradas perdidas con los miedos y temores de las grandes distancias. Empezamos las primeras horas de noche, con mucha humedad y terreno con mucha piedra rota y poca tierra, al amanecer y aparecer los primeros rayos de sol aparece ante ti unas vistas impresionantes, con barrancos, cañones con pasarelas colgantes… apetecía quedarte a hacer fotos todo el día, pero no era el momento. Llegaban las primeras subidas y bajadas fuertes hasta el Km 40, las cuales hice cómodas y tranquilas, todavía quedaba mucha carrera por delante, en este avituallamiento tocaba comer, allí escuché a dos chicos que comentaban que lo más duro de la carrera ya estaba hecho… me gustaría volver a verlos para recordarles las palabras, porque desde ahí hasta el Km 60 Dios mío que infierno, con una subida y bajada a un barranco donde no corría nada de viento, la gente empezaba a caer como moscas, por deshidratación y cansancio, fue la subida más dura mentalmente, pero en esta carrera no podía pinchar, en el siguiente avituallamiento me junté con tres valencianos y hablando llegamos al Km 60, la sensación en la carrera era de ser un Trail no un Ultra, estabas rodeado de mucha gente, 20 chicos alrededor en toda la carrera, pero a partir de aquí ya cambió todo, noté la soledad de los Ultra, última subida lenta de 9 Km, en esa subida de los 20 ya sólo quedamos yo y un Vasco de unos 60 años, en los últimos Km bajada por una pista rápida muy larga, donde cada uno corría ya como podía, en el avituallamiento último chocolate calentito y al salir ya me llenó una sensación de alegría al ver cerca la meta, que nunca he disfrutado más estos últimos 5 Km, a pesar de una subida de 300+ en 3 Km, ya en el pueblo de Alquezar, la sensación de Finisher es indescriptible, ahora sí que sí, lo que empezó en un sueño, una meta había llegado a su fin, ¡y que fin!, pasaba a formar parte de un grupo reducido de personas que habían terminado 3 Ultras en un año de la Spain Ultra Cup, en el momento de cruzar la meta y escuchar al Spiker decir tu nombre y recalcar tu hazaña todos aplaudiendo, ganar una carrera no sé lo que es, pero sentirte el tío más feliz de mundo dentro de mi humildad sí, ya soy un lobo ibérico. En esta temporada he tenido el placer de terminar la CSP 119 Km 5.400+, VCUF 125 Km 7.100+ y UTGS 102 Km 6.100+.
Después de todo lo vivido y sentido, tocaba intentar dormir, descansar un poco, la mañana siguiente fue un día que no olvidaré jamás, los chicos con los que había ido volvían a casa, después de hacer muy buenas posiciones en carrera, y yo me quedaba con Josep Cebria, un gran corredor y mejor persona, ¡3º general!, casi nada. Para recoger lo que nos habíamos ganado con sudor y lágrimas, el chaleco y la camiseta de LOBO IBÉRICO, lo que me pensaba que iba a ser un mero trámite se convirtió en un día inolvidable, subiendo a la tarima, haciéndonos sentir importantes y más de 500 personas aplaudiéndonos… ¡bestial!. A mi lado Josep, quien ya está acostumbrado a vivir ese tipo de experiencias, haciéndome sentir tranquilo y sereno, podría estar horas narrando las anécdotas y momentos, todo eso lo guardo dentro de mí para ayudarme en momentos difíciles de la vida.
Pero estuve todo el tiempo deseando hacer una cosa… poder abrazar a Encar Maset Vila, por ser mi principal pilar para conseguir este sueño, y lo diré una y mil veces, sin el apoyo de la familia esto no sería posible, por eso este sueño que he cumplido se lo dedico completamente a ella.
GRACIAS, espero algún día poder vivirlo junto a ella.



lunes, 5 de octubre de 2015

Crònica de Botamarges 2015, per José Micó

Sabado 3/10 ¿ que hago a las 3.30 de la mañana levantado ? Mi mujer ya se ha cansado de decírmelo , ¡ TU NO ESTAS BE …. !
Botamarges 70 km 3700 +
Esta vez SOLO , sin los compañeros del PAPELO , las dudas me acompañan todo el camino 
Ambientazo a las cinco de la mañana en FORNA , pequeño pueblo de la Vall de la Gallinera .Recogemos el dorsal y nos preparamos , ACOJONADO ….
Salida super rápida por camino hasta una pista Forestal y una vez arriba nos deja ver a un lado la Safor y al otro la Marina , espectáculo de frontales subiendo , primer tramo de senda con mucha humedad y primer contratiempo km 9 probamos el suelo , afortunadamente solo Chapa y Pintura , llegamos a Villalonga primer avituallamiento km 11 en 1h 35 m , vamos bien doloridos pero enteros . Tramo corredor por la Via Verde del Serpis hasta la primera subida seria , Cim de la SAFOR , subida espectacular sin descanso , senda y trepa hasta casi los 1100 m , coronamos y empieza la primera de las bajadas fuertes del día ( Piedras y mas piedras , una constante hasta el final ) van pasando los KM y ya estamos en la Vall de la Gallinera sin darnos cuenta , se suceden las subidas y las bajadas continuas con el paso por barrancos y ramblas hasta llegar a Al Patro , buenísimo el chupito de Aloe Vera . Mas barranco y subidas y llegamos a Benissili km 40 nos espera la subida al castillo y todo el cresteo hasta la peña FORADA , espectacular las vistas , empieza a llover y cada vez el terreno esta mas resbaladizo , como no , volvemos a besar el suelo, esta vez solo chapa , me levanto magullado pero entero . Seguimos ( Jose Mari me dice , como te pares te doy una colleja )
Bajada hasta Benissiva , avituallamiento con todas las terrazas del pueblo llenas de gente animando , Son las 2 de la tarde que envidia la cervecita …..
Subida por campos de Cerezas y bajada hasta Benirrama .Lo único malo de la carrera , no se puede poner un avituallamiento al lado del Bar donde esta comiendo todo el mundo tu ahí con los geles y las barritas y las mesas llenas de platos combinados ….. Nos espera la ultima subida importante del día “ les antenes “subida de las que quitan el aliento y de ahí sin apenas descanso espectacular bajada hasta Adzuvia , llega ya el tramo final , los últimos 10 km , no bajaremos de las 12 horas como queríamos pero acabamos seguro . Madre que diez km finales de sube y baja no se acaban nunca , senda , pista , barrancos , caminos de huerta y cuando ya ves el castillo de Forna vuelve a desaparecer y cuando ya oyes meta te toca el ultimo caramelo , la subida al Castillo , me equivoco una vez arriba y pierdo cerca de cinco minutos , hay que joderse en 70km me pierdo en el 69.5 ….
Despues del error bajada hasta Forna y entrada al pueblo espectacular , mucha gente animando , allí estaba Ferran Garrido esperando a los suyos , ambientazo de verdad , al final 12h.34m. No esta mal después de todo
Al año que viene a ver si consigo llevarme a todos los Papelos …..



lunes, 1 de junio de 2015

Crònica de la Volta al Terme de Fondeguilla, per Marc Antoni

Este dissabte passat vaig tindre el plaer de acompanyar a un bon amic en una bona carrera, dos circunstàncies que poques vegades es donen i per això no hi ha que deixarles passar. En la Volta al Terme de Fondeguilla, com no tenia bones sensacions, estava tocat dels bronquios i encara hem feia mal el genoll dels collons, no sabia que fer, i al dir-me Marc que si anavem junts no ho vaig dubtar molt.

Ha escrit una crònica sublime amb tot tipus de detall, deixant-me a mi amb quasi res que contar, tan sols afegir que també estaven amb mi més gent del Papelo i de Canals i L'Alcudia de Crespins, Jesús, Fernando Català i el Macareno, que me consta que van disfrutar i van patir a parts iguals. Micó i Navalón que van acabar sobrats i molt contents pese a lo dura que es la carrereta, i Maset, que dir de este home, primer de veterans, tan sols 12 xiquets van entrar davant d'ell, i això que no tenia bones sensacions.

A continuació transcric la crònica de Marc Antoni Cerdà:

Este Sábado tocaba la carrera más esperada del año, la carrera que más me hace disfrutar por su dureza, el buen trato de su gente y porque trascurre por la montaña donde más me gusta entrenar, esta es la VTF VOLTA AL TERME FONDEGUILLA.
Hoy voy a empezar mi crónica por el final ya que en esta ocasión opino que es más importante los agradecimientos que la carrera en sí.
Como siempre empezar por mi mujer y mi hijo que me ayudan cada día a conseguir lo que me propongo.
Agradecer todo el apoyo que me da ese gran equipo al que tengo la suerte de pertenecer OBJETIVO FINISH, y en especial a esas dos personas que están formando gran parte de mi vida deportiva JOSE RAMON “PERNIL” por toda la labor que está haciendo para que nuestros entrenamientos sean lo más adecuados a cada uno y hacernos ver de lo que somos capaces y al gran PACO “TABASCO” por acompañarme en mis entrenamientos, esas tardes de series donde me ata con una cuerda para que no me desmadre, esas mañanas de montaña que tan bien nos organiza y tanto se preocupa semana tras semana de que estén las sendas en su sitio para que cuando vayamos sea todo perfecto, UN GRAN ABRAZO A TODOS.
Por último el más importante la persona que me metió en este mundo de la montaña y que tanto me enseño el sábado durante la carrera, mi gran amigo ANTONIO REQUENA LOPEZ.
Sábado 30 de Mayo, suena el despertador son las 3:15 de la madrugada después de una semana muy rara he dormido como un tronco, estoy más que preparado para afrontar uno de mis retos “conseguir la VTF en 5 horas”.
Me levanto de un salto y enfilo la cocina a prepararme el desayuno, otra vez como en casi todas las carreras el estómago cerrado sin nada de ganas de comer aun así me tomo un zumo y dos galletas, visita al baño y ya aseado revisión de material, lo tengo todo ya puedo hacer marcha. Llego a Fodeguilla pronto son las 5 menos algo retiro el dorsal, el chip y a tomarme algo al bar, ya que estoy en zona de “CREMAETS” pues uno pa mí, allí empiezo a ver gente conocida, el gran ANTONIO MATA, y a dos conocidos de mi pueblo, una vez liquidado el “cremaet” me dirijo al coche a cambiarme y comenzar a calentar, antes de llegar al coche me encuentro con los PAPELO, y ya me quedo con ellos, subiendo a la salida les comento que voy a calentar un poco, unos 15 minutos calentando y a la salida, nos metemos al corralito y les comento “vamos a ponernos los primeros”, así lo hacemos me coloco en primera línea a empujones con los de Mur i Castell, a falta de dos minutos le comento a mi amigo Antonio: Como vas a hacer la carrera?, me contesta que no lo tiene claro y le propongo hacerla juntos, me contesta OK aunque vas a tener que ir esperándome, jajaja, en ese mismo momento me dio la alegría más grande que podía tener, por fin una de las cosas que más deseaba, hacer una carrera con mi gran amigo.
Faltando 30 segundos nos hacen adelantarnos unos metros y llegar hasta la cinta de salida ahí es cuando le digo a Maset, por favor ponte tú el primero así no te molestare en la salida.
6 en punto comienza la VTF 2015, la estrategia era salir lo más rápido posible y cubrir los 2 primeros km en el menor tiempo así poder entrar a la senda bien colocado y no pillar atasco, JODER de que pasta está hecha la gente que gana las carreras, yo he salido como una bala hago los 2 km a 3:50 y hay más de 50 personas que ya me sacan medio km, nos metemos en la senda y comienza una de las subidas más fuertes el MURO, el nombre lo dice todo, 30 metros de subida y veo a Javi que me adelanta, no lo había podido ver en la salida, le grito pero no me oye, lleva los auriculares puestos, me estiro un poco y le toco la espalda, se gira nos saludamos y le deseo suerte, el ritmo era fuerte y no dio tiempo a nada más, la estrategia era bajar el ritmo en esta subida y empezar a regular hasta encontrarme cómodo, “UNA MIERDA PARA MI”, cuando vas en esos grupos la gente te lleva y una de dos o vas como ellos o te apartas, ni de coña nos íbamos a apartar así que desbocados como dos caballos Toni y yo tiramos para arriba a ver qué pasa.
Una vez coronado el MURO y subiendo a la Penya Migdia me gire y vi que llevábamos pegado a Julia Font, madre mía como corre esa chica, en cuanto pudimos nos apartamos y la dejamos pasar, en ese momento Toni me dijo que a esa marcha bajábamos de las 5 horas seguro, seguimos tirando como bestias por lo menos para mí y cuando llegamos a L´Ereta le dije “esto es flipante, llevamos 58 minutos y ya estamos aquí”, todo estaba pasando demasiado rápido, el corazón me iba por un lado, la respiración por otro, las piernas entre medias y la cabeza ni sabía dónde, le comente “Toni o bajo al 50% o voy a reventar”, me contesto si, vamos a bajar que este ritmo es incluso fuerte para mí, bajamos el ritmo y empecé a darme cuenta de que algo no funcionaba bien, los gemelos eran dos bolas grandes, duras como las piedras que estaba pisando, pensé MIERDA estoy pagando el ritmito del principio, seguí corriendo y decidí tomar un gel a ver si me solucionaba algo. Toni seguía marcando un ritmo bueno y esperándome de vez en cuando, podía aguantarlo aunque era por encima de mis posibilidades pero había que arriesgar.
Un rato después los gemelos se habían relajado, entre que el ritmo era más asequible, que se podía correr y algo que habría hecho el gel todo parecía volver a su sitio. 
En este tramo de la carrera sucedió una anécdota que no quiero dejar sin contar, de repente oímos una voz por detrás “sols aigua, sols aigua, no vuic ningún condumio mes”, era un chaval que a distancia le estaba diciendo a su mujer que cuando llegase a ella le preparase agua como si fuese el mismo KILIAN, se colocó entre nosotros dos y después de beber tiro la botella a la montaña como un bidón de ciclista y volvió a gritar “Víctor, Víctor, que no se quede la botella ahí”, nos miramos y no podíamos aguantarnos la risa, joder esto es tomarse en serio una carrera y lo demás tonterías.
Seguimos adelante y venia la parte donde rodeas Artana y Eslida, estaba corriendo no me lo puedo creer es la primera vez que en esa zona puedo correr, lo comente con Toni y me contesto, “Marc tu cabeza te está diciendo que camines pero no le hagas caso que te quiere engañar y sigue corriendo”, comenzamos la bajada en dirección a la nevera, llevaba un rato notando algo raro en la barriga pero en esa bajada empezó a dolerme en serio, bajamos y empezamos a subir el Alt de la Nevera y el dolor cada vez era más fuerte me asuste ya que he oído a mucha gente que con estos problemas tiene que abandonar aunque yo nunca he pensado en abandonar nada, los gemelos volvían a ponerse duros aunque esta vez un poco menos, a buen ritmo llegamos al avituallamiento del Alt de la Nevera, intente comer un trozo de plátano pero era imposible no me entraba nada, así que saque otro gel y pa dentro, salimos del avituallamiento y allí estaba la solución a mi problema, un agujero perfecto para no separarme mucho de la pista y quitarme de encima el dolor de barriga, 5 minutos después era más ligero y casi sin dolor, jajaja, pero habíamos perdido mucho tiempo.
Venia el Marianet, aquí nunca he subido rápido porque hay un tramo que hay que escalar, pero con la ayuda de mis manos y el ritmo de Toni todo era fácil, la barriga parecía haberse calmado y los gemelos de nuevo estaban en su sitio, dos bajadas fuertes y comienza el camino de cemento que nos llevaba al avituallamiento, seguíamos corriendo y hablando, eso era muy buena señal me encontraba bien, fuerte, aquí es cuando te das cuenta que el entrenamiento lo es todo, llegamos al avituallamiento del Marianet, si hay un punto de inflexión en esta carrera es este avituallamiento ya que para mí a partir de ese momento es cuando empieza mi particular carrera, 20 km en las piernas y vienen las 3 subidas más determinantes, sobre todo la subida al Tio Cirera que siempre se me atraganta.
En el avituallamiento había mucha gente animando que siempre viene bien, habíamos llegado con 2 horas y 58 minutos un poco por encima del tiempo esperado pero hay estábamos fuertes y animados, comí medio plátano que me sentó de maravilla, salimos y Toni me dijo “ahora tranquilos y a regular”, pillamos algo de tráfico y nos hizo ir un poco más lentos lo cual me vino de lujo para recuperarme al 100%, cuando me di cuenta ya estábamos arriba y no me había desgastado nada, empezamos a bajar y a adelantar a gente, eso me estaba animando mucho, llegamos al avituallamiento más esperado por todos en la VTF ya que aquí la norma es Longaniza de Pascua y Cerveza, termine el suero que llevaba en una botella y la tire, un señor me dijo que si quería llenar la botella que había tirado, le dije que no que con el Soft Flash tenía bastante, encarábamos la subida al Cirera cuando me di cuenta que el Flash se había despegado y estaba perdiendo toda el agua, aunque al chorrearme me estaba refrescando, cuanto me acorde de la botella que acababa de tirar, Toni me dijo que no me preocupase que llevaba agua para los dos, comenzamos a subir a un ritmo buenísimo y adelantando a gente para que no nos retrasase aunque al llegar a las escaleras tuvimos que hacer cola, es lo que tiene estas escaleras. Al igual que en la anterior subida estaba arriba y no me había enterado, pensé para mí mismo Joder que fuerte me encuentro, continuábamos bajando y cresteando, no quería levantar la mirada del suelo ya que ese tramo es el más peligroso en cuanto a torcerte el tobillo, llegamos hasta un grupo de gente y cuál fue mi sorpresa al ver que Javi era uno de ellos, pensé vaya una mierda Javi esta con problemas pobre.
Me puse a gritarle pero de nuevo no me oía los auriculares serán buenos pensé porque con estos gritos me oyen hasta en Fondeguilla, cuando pudimos adelantamos hasta llegar a él y Toni consiguió que nos viese, le pregunte y me dijo que otra vez estaba mal pero que la terminaba seguro, después de un ratito con ellos les adelantamos ya que nuestro ritmo era mayor, bajamos al avituallamiento de Aiguamolls, todo iba perfecto, esta vez piernas, corazón y cabeza iban al mismo ritmo, me moje las piernas con las esponjas y cubos de agua que siempre hay en este avituallamiento y enfilamos a subir el Rodeno, Toni tiraba con fuerza estábamos corriendo a un ritmo bestial para ser el km que era, conseguimos subir todo el Rodeno corriendo y bajar hasta el Coll del Garrut como nunca hubiese imaginado, allí en al avituallamiento rellene el Flash pero ya se salía a chorros, a un médico improvisado le pedí una tirita para tapar el agujero pero no la hubiésemos podido poner ya que estaba todo mojado y Toni seguía diciéndome que con su agua sobraba para los dos.
Mire la señal del cruce y dije: “por fin la mejor subida de toda la carrera, el PIPA, Toni, este año lo he subido tantas veces que parece mi casa” llevaba varios km disfrutando a tope pero aquí sabía que podría tener el orgasmo total. Enfilamos como dos locos para arriba, me encontraba fuerte sin dolores y consciente ya de que acabaríamos la carrera con un gran tiempo, cuando faltaba poco para llegar arriba sorprendentemente para mi Toni se giró y me dijo “PARA”, me quede alucinado, saco el botellín y me dijo bebe, creo que no era consciente que quedaban escasos 100 metros para llegar arriba, pero le hice caso pare y bebí, todavía no había tragado el agua cuando me dijo ala hasta arriba.
Coronamos el Pipa otra vez sin enterarnos, jajaja somos dos toros pensaba por dentro, ya solo queda bajar a la acequia y a meta, pero esta bajada no es como las demás, aquí como no te queden fuerzas lo pasas mal de cojones, por fin abajo, esto ya está hecho, me miro serio y dijo, ahora a trotar y ni se te ocurra parar en el avituallamiento. Ya trotando me di cuenta que el cuádriceps derecho estaba molestándome pero Toni hacia lo posible para que no pensara en nada más que en llegar a meta, me pregunto que si ya había pensado la forma en que lo iba a celebrar y le conteste que dándole un beso en los morros, riéndonos llegamos a Fondeguilla y ahora sí que si estaba todo terminado, en una de las calles encontramos a Maset que ya llevaba más de una hora esperando, menudo bestia había quedado el 1º de veteranos y 13 en la general, faltando unos metros me pare a esperar a Toni que estaba hablando con Maset y como ya habíamos hablado que no entraríamos juntos le dije que por lo menos entrara delante que se lo merecía.
Así lo hicimos cruzamos la meta uno detrás del otro con un tiempo para mí de 5:13:58, 100 en la general que no está nada mal pensando que éramos 450 y 24 de mi categoría.
Qué grande es esta carrera ya estoy esperando al año que viene para volver a hacerla, mientras me entretendré preparando mi próximo reto:
UTR-100 esta va a ser lo Maximo.










jueves, 14 de mayo de 2015

Crónica de la CSP

Uffff que calor.
Esta fue la frase más repetida el sábado allá en tierras castellonenses. Y es que no fue para menos ya que, aunque últimamente viene siendo habitual, una persona "normal" no acaba de acostumbrarse a semejante bochorno. Porque como ya he dicho alguna vez, entrenamos en frío para competir en calor, y viceversa. Tal vez, ¿deberíamos retrasar el objetivo principal a junio o julio? Si, puede, pero es que la CSP es la CSP...
Este año el plantel era el que sigue:
Maset, Santi, Toni, Osma, Jose Enrique y un servidor, que repetíamos la hazaña, y Micó yTovi como debutantes.


Además, algunos compañeros de Canals como Fernando Catalá, Pablo Ibañez, Fernando Gimenez y Santi Chafer en la CSP, y Llorenç Sarrión en la MiM (No se si me dejo a alguien).
Como todos los años anteriores, fuimos el día anterior a recoger los dorsales y nos hospedamos en el hotel Doña Lola, como siempre.
Esa noche dormí como un tronco (en eso si que ya no tengo problemas), pero a la madrugada siguiente algo me empezaba a mosquear cuando salí a las 5:30 a la puerta del hotel y noté que me sobraban los manguitos. 
Me da a mí que hoy va a hacer calor, pense.

Salí tal como le habia dicho a Maset, como si de una popular se tratara, y él también hizo lo propio. Santi nos siguió unos kilometros hasta que decidió reservar (que es lo que hubiera tenido que hacer yo tal vez).
En el avituallamiento de la Bassa de les Oronetes deje que se fuera Maset delante (jajaja que bien ha sonado eso), intuía que este tío iba a hacer algo grande.
Ahora es cuando estaba solo ante el peligro. Decidí regular un poco el ritmo tan fuerte que llevaba y hacer mi carrera, tranquilo, sin mirar el reloj y obsesionarme.
Porque una cosa la tenía clara, poseía la forma suficiente para hacer unas 17 horas, pero no deseaba tener esa presión de estar mirando el tiempo continuamente, ya que quería disfrutar en todo lo posible y sobretodo terminarla como fuera.
Pero todo esto dicho así suena muy bonito, hay veces (la mayoría) que las cosas no salen como crees y cada uno en cada situación tiene una forma de reaccionar diferente.
Y como la cosa se tenía que torcer, se torció.

Cuando notas que pasa el tiempo y no tienes ganas de orinar, y cuando por fin lo haces salen cuatro gotas oscuras y notas que escuece, mal vamos. Deshidratación al canto. Y a partir de ahí ya es como la bola de nieve que va haciéndose cada vez mas grande: dolor de estomago nauseas, mareos... Puedes parar y descansar, que es lo que hice yo, no es una solución pero algo alivia, ademas pierdes mucho tiempo.
Y eso fue lo que hice a partir de Adzaneta. Cada control era una meta, donde paraba, me mojaba la cabeza, he intentaba comer algo, aunque me daba la sensación de que todo lo que comía caía en saco roto, que llegaba al estómago y ahí se quedaba, y cada vez más hinchado, y más, y más….. seguro que a más de uno le sonará esto. Pero a pesar de todo, y es lo que luego me extrañó, es que no tuve nunca la tentación de abandonar. Se vé que el angelito estaba de vacaciones. ¿o es el demonio el que te incita a abandonar? No sé, no sé, porque en estas carreras tan duras hay que ser malo para decirte que sigas…
Llegué a Benafigos y cuando me hube recuperado un poco del puto muro, y después de meter unas cuantas veces la cabeza bajo el grifo, decidí seguir. Sabía que ahora venia lo más duro, pero me daba igual. “Poquet a poquet” que dicen en mi pueblo.
En la interminable subida a Culla fue cuando me adelantó Santi, que también estaba hecho polvo, pero él lo llevaba mejor que yo.
Cuando por fin llego al control de Culla, veo a Santi que está dispuesto a salir ya, me da ánimos y sigue. Yo estaba dispuesto en ese control incluso a echarme una cabezadita, imaginaos lo jodido que estaba. Allí bebo buena cantidad de zumo, que me sienta bastante bien y hablo con el amigo Fernando Català, que me comenta que se había retirado en Benafigos, porque no iba bien y encima no le estaba gustando la carrera. También me anima antes de irse hacia Castellón y me ofrece unas cápsulas de cafeína y unos ibuprofenos. Se lo agradezco e inmediatamente me tomo una cápsula, a ver si me espabila un poco, como lo hice en el Rincón de Ademuz.
Saco el movil y miro la hora. Ni me acuerdo que hora era, ni en ese momento sabia si iba bien de tiempo o no, porque ni me acordaba de las referencias de años anteriores, yo sólo quería que acabase aquel infierno y, después de casi una hora allí, decido armarme de valor y poner rumbo a Vistabella.

Antes de Vistabella hay otro control, el de la Ermita de Sant Bertomeu. Allí tenían hielo y todo. Y cerveza. A punto estuve de tomarme una, pero tal conforme tenía el estómago…
Ahora lo más duro había pasado, ya no hacia calor, cosa que hizo que me recuperara bastante anímicamente, aunque la “pancha” la tuviera hecha un cajón desastre.
Llego a Vistabella y mando un whassap de autoánimo al grupo de Papelo, pero ya no me entretengo tanto, además quería aprovechar las últimas horas de sol que quedaban. Sólo me hice un caldo caliente y seguí mi marcha. Cuando ví que se me hacia de noche mucho antes de llegar a Xodos me dí cuenta que por lo menos 19 ó 20 horas no me las quitaba nadie, pero eso ya no importaba.
Este tramo hasta meta ya me lo conocía bien y eso me daba algo de tranquilidad, pero ya había caído la noche y yo seguía mareado, sin gasolina, porque ya hacia rato que no había comido nada.

Tras pasar por Xodos hay una pequeña subida y como ya estaba cansado, decido hacerme con un palo para ayudarme un poco a subir. Che, el palo iba de lujo, a ver si encuentro otro… Bueno va, es igual, ahora viene una pequeña bajada…
Me ayudo con el palo apoyándome, pero me desestabilizo, tropiezo con una piedra y pataplaf... allá que va, el palo por un sitio y yo por otro. Después de rodar por el suelo, siento un duro golpe en la rodilla…. Me caguen la **** ***** que ***** ***** deuuuuuu. Miro y veo un pequeño pero profundo corte en la rótula, por el que empieza a salir sangre. Joderrrrr, ahora si que se ha terminado esto, pensé, aún con el dolor del golpe. Enseguida me acordé de José Luis, que hace poco le pasó lo mismo, aunque más grave la lesión.
Después de calmarme un poco, y de ver que era inútil que me limpiara la sangre con el agua de beber, ya que no paraba de salir, decidí probar a caminar. Ufffff bien, menos mal que por lo menos puedo caminar. Así que seguí, porque veía que no forzando mucho la rodilla, la sangre se coagulaba un poco y paraba de sangrar.
Pasé los últimos dos controles, y en el último bebí un poco de Pepsi, que por fin me hizo vomitar y hacer que mi estómago se aliviara un poco. Mientras estaba allí, vomitando y con la pantorrilla roja de sangre, noté que los del control me miraban raro (como pa no...), me preguntaban si estaba bien. Yo les respondí: Ahora si.
Entonces me despedí de ellos y enfilé con rabia la última pista de subida. Sin darme cuenta, dejé atrás a un colega de Cheste que venía conmigo, pero tenía muchísimas ganas de llegar al final de la pista, donde ya todo es bajada hasta meta. Enfilé a correr hacia abajo, ya la rodilla me daba igual, total, estaba más de tres horas sangrando, por un ratito más… Pasé por delante de la puerta de la senda que sube al pico Penyagolosa, luego por el cruce de la Banyadera, la senda del barranco de la Pegunta, bajando al trote pero con cuidado de no caerme otra vez y por fin…. la meta. Esta vez no tengo a nadie ni delante ni detrás de mí. Toda para mí. Veo el tiempo, 20 horas y 1 minuto. 30 minutos menos que el año pasado, padeciendo el doble, no está nada mal. Más que satisfecho.

Cacho medalla finisher, a coser la herida y a ducharse, que esto ha terminado.

Allí coincidí con Fernando Gimenez, de Canals, que había entrado 10 minutos antes que yo. Al cabo de una hora entraría Toni Pastor, 9º de veteranos. De Santi y Maset no sabía nada pero algo me daba que les había ido bastante bien. Y así fue, a Santi le salió la carrera de su vida, con poco más de 18 horas, ya era hora que le saliera una en condiciones, sin ningún tipo de lesión a las que tanto es asiduo. Me alegro enormemente.
Lo de Maset, es un caso aparte, yo no se dónde estará el secreto, pero éste llegará más lejos de lo que cree. Capaz de plantarle cara a los “primeros espadas” de la CSP. Sí, los “primeros espadas”, esos que la mitad abandonaron y la otra mitad iban mejor asistidos que Kilian Jornet, cuando él hasta minutos antes de irnos a Castellón no tenía ni botellines para beber, se los tuvieron que dejar. Increíble. El 9º de la general con apenas 15 horas, hasta ha salido en la revista Sense Limits Aventura como top10 de la CSP, y por consiguiente el Papelo, claro. Eso sí, lo único que desearía que cuando venga el Salomon Running o La Sportiva Team a ficharlo, que por lo menos se acuerde de donde viene, jejejeje.
Tovi, Osma y José Enrique, tres auténticos luchadores que también consiguieron su propósito que no era otro que terminar, y así lo hicieron, con 24 horas y media, Osma con un bulto en la rodilla y Tovi con la Maratón de Carricola aún caliente de la semana pasada.
La única nota triste fue la de Micó, que pese a estar en muy buena forma se vio obligado a abandonar en Benafigos, a causa de dolores abdominales y calambres en los gemelos, seguramente a una mala hidratación/nutrición. Tranquilo Micó, todo esto es experiencia que vas sumando, ya vendrán carreras mejores, guardadas por ahí por algún “rincón”…
Respecto a los demás de Canals, luego me enteré que Pablo Ibáñez, que ha venido en alguna ocasión a correr con nosotros, lograba después de 26 horas cumplir su objetivo, que también era terminar. Bravo. El que no tuvo tanta suerte fue su compañero Santi Chafer, que también tuvo que abandonar en Benafigos.
Y Llorenç Sarrión, que se apuntaba otra MiM, con 9 horas y media, pero con el dorsal de Ferran Garrido, también de Canals, el cual no pudo asistir porque… atención... ¡Se va a la Zegama-Aizkorri la semana que viene! Es la meca del Trail en España y, para que os hagáis una idea, el poder ir es como si te tocara la ONCE, ya que sortean 450 dorsales entre 5000 personas, y va y le toca. Ferran, que tingues sort i disfruta molt en Zegama, qui puguera…
Y esto es todo. Que me perdonen si me he dejado a alguien.
Ahora llega el momento de los agradecimientos, eso si, en primer lugar como siempre, muchas gracias a todos los voluntarios/as que hacéis posible que un evento de esta magnitud salga perfectamente, gracias por ser nuestros asistentes, psicólogos y camareros por un momento, por todos los ánimos que nos dais, todo a cambio de un gracias y una sonrisa….
Por supuesto también a la organización, fotógrafos, Protección Civil, Guardia Civil, Cruz Roja…
Como no, ya se las dí en su momento, pero lo vuelvo a hacer, gracias Fernando Catalá por esos ánimos que tanto necesitaba en ese instante y por las medicinas que, aunque tenia el estómago revuelto, parece que un poco si que ayudaron a que me espabilara (Ahora, donde esté una buena leche como la que me dí, que se quiten todas las cápsulas de cafeína jajajajaja).
También quiero acordarme de Jorge Castells, la mare de Deu d’Agrés, que en todos sitios me lo encontraba, me animaba y me ofrecía su ayuda. Gracies Jorge.
Y por último, a Marc, David, mi cuñado Miguel Angel, demás amigos del Facebook, y como no, a mi fiel equipo del Papelo que estuvieron siguiéndome a través de las redes.
A éstos últimos dedico esta bonita foto cargada de ilusión, esfuerzo y buenos y malos momentos, y que para mi significa mucho.


Espero que os haya gustado. Hasta la próxima.

martes, 2 de diciembre de 2014

(Casi) Marató dels Dements

Bona actuació aquest cap de setmana a Eslida, no exenta d'anècdotes, per a tancar una temporada més del Papelo.

La plutja va portar de cap als organitzadors, que al final van tindre que prendre unes decisions un tant complicades, sempre pensant en la seguritat dels corredors, però totalment respetables. Al final, decidiren retrasar la Marató una hora i retallar 9 kms. d'una zona segons ells molt perillosa amb eixes condicions climatològiques. Total, ens quedava una (Casi) Marató dels Dements de 34 kms. i 2800+.



A les 8:30 començaven pues, les dues proves a la vegada. Només eixir del poble i clavar-nos en el "meollo", sendes enxarcades y barrancs amb un pam d'aigua, la primera cosa que hem va vindre a la ment va ser la MiM del 2008. Allò si que va ser mullar-se de veritat...


Alli hem vaig retrobar amb l'amic Marc, que ja va agafant-li el gustet a açò del Trail i que va acabar super bé, a pesar de que fa poc tenia el peu fotut, a un company seu que també va fer el Ultra del Rincón, a Moixo i Fernando Català, que va tindre els collons d'acabar la prova amb un dit trencat.. Segons en contava en meta, jo flipava: Sobre el km. 15 el tio va pegar un bac, es va quedar fent el pi de forma que el van tindre que traure tirant dels peus, quan es va alçar tenia el dit gros de la mà cap arrere, s'el va posar al lloc i va baixar al següent control, alli li'l envenen i li diuen que s'espere que ara el portaran a Eslida i ell diu que "nanai", que va a continuar... I aixina ho fa. 20 kms. després arribava a meta amb el dit trencat i la medalla finisher penjant del coll. Jo no se si ho haguera fet, però desde luego que té mèrit.

Com a nota negativa, la de Santi, que va tindre la mala sort de girar-se el turmell en el km. 10. El mateix turmell que es va llastimar setmanes abans. Ahi es va acabar la carrera per a ell.

En general, els demés dements van ababar tots bé i molt contents. Jose Maria, Toni Pastor, Osma, Sanchis, Navalón, Micó, Tovi, Miguel i jo.





No tant content va acabar Maset, que li'n va passar una de Jaimito. El cas es que, podent haver fet dels 10 primers i trofeu de Veterà, va i es perd a falta de 3 kms. per a arribar. Però no es perd de dir "M'he perdut, ara me'n torne", no. Perdre's d'anar a parar al poble del costat. Si, com sentiu. Resulta que al baixar del Puntal de l'Aljub (les antenes), en compte de agafar la senda a mà esquerra, va seguir cap avall per la pista, fins que ja portava un ratet, que va sospitar que s'havia enganyat, però com veia "el poble", pues va seguir... Va seguir fins que va arribar al poble, pero a Chòvar ¿¿¿??? Després de preguntar a uns xavals, estos amablement li van donar algo de beure i el van portar fins a Eslida amb cotxe, perque ell estava ja derrotat. A tots ens ha pasat alguna vegada això i sabem que no es plat de bon gust, i més si vas davant en bona posició. Espere que açò siga només una anècdota que li valga per a adquirir més experiència i pujar de nou al pòdium que tant es mereix.


Després ens vam unflar de cervessa i de menjar en l'avituallament fins que ens van tirar d'allí, ens varem fer una foto amb David Prades, el guanyador de la carrera, i com no, teniem que donar la nota fent-mos esta simpatica foto, més falsa que una moneda de 3 euros.


 Ah, i esta no conta en el Curriculum. A l'any que vé hem de tornar a fer-la sencera.